Sexo y calistenia, cómo nos afecta | OnlyClean
Image Alt
OnlyClean
Paralelas y condones por el suelo

¿Debemos evitar el sexo o masturbación antes de entrenar?

En el pasado se suponía que existía una caída temporal drástica en los niveles de testosterona después de la actividad sexual en los hombres. Sin embargo, el tema del sexo previo al entrenamiento no es tan simple como alguna vez se pensó.

Algunas personas creen que la masturbación puede influir en los niveles de testosterona, que desempeña un papel crucial en la promoción de la aptitud física general.

Otras piensan que la masturbación y otras actividades sexuales pueden mejorar el estado de ánimo y disminuir el estrés, lo que indirectamente puede mejorar el rendimiento físico.

Los niveles de testosterona aumentan naturalmente durante la excitación sexual y disminuyen inmediatamente después del orgasmo, pero parece que la masturbación no afecta significativamente el nivel de testosterona de una persona.

Sin embargo, si que se observan concentraciones más altas de testosterona en hombres que se abstuvieron de la actividad sexual durante 3 semanas fluctuando mínimamente durante los primeros 5 días de abstinencia sexual, alcanzaron su punto máximo a los 7 días y luego permanecieron constantes.

Diferencias individuales

La investigación y la evidencia anecdótica sugiere que hay una variación significativa de un deporte a otro, así como de un individuo a otro. Parece haber respondedores y no respondedores cuando se trata de sexo precompetitivo.

La psicología del deporte sugiere que hay un equilibrio óptimo de ansiedad y tranquilidad antes de un evento competitivo. Algunos deportes, dependen más de la capacidad del atleta para mantenerse calmado, enfocado y relajado. En estos escenarios, tener relaciones sexuales el día o la noche anterior puede ayudar al atleta a calmar la ansiedad y relajar el sistema nervioso.

Atletas de fuerza

Los atletas de fuerza nos beneficiaremos de tener más agresividad en el momento de nuestro entrenamiento, más adrenalina, energía y mayor impulso neuronal. Abstenerse de actividades sexuales varios días antes de una competición puede ser ideal, ya que esto puede promover un aumento de la testosterona y un comportamiento agresivo.

Del mismo modo, también debe considerarse la variación de un atleta a otro. Ciertos atletas prosperan al tener cantidades específicas de tensión y ansiedad, independientemente del deporte.

Atletas de resistencia

Irónicamente, es mejor que los atletas de resistencia, traten el sexo previo a la competencia de manera similar a los atletas de fuerza. La razón de esto es que se ha demostrado que las actividades de resistencia prolongada disminuyen la testosterona y aumentan el cortisol y el estrógeno.

Los niveles más altos de testosterona serían una forma de compensar estos efectos negativos. Tener relaciones sexuales poco antes de estos eventos podría disminuir la testosterona, lo que agrava los cambios hormonales negativos y los efectos catabólicos asociados con los deportes de resistencia.

Sexo y frecuencia cardiaca

Chico haciendo una plancha abdominal para oblicuos

Existen evidencias que demuestra que la frecuencia cardíaca, la recuperación y la capacidad de esfuerzo se alteran negativamente durante y después del orgasmo.

Esto podría conducir a mayores niveles de cortisol que colocarían al atleta en un estado más catabólico, lo que afectaría el rendimiento, la función inmune y la recuperación. Además, una frecuencia cardíaca relativa más alta durante la competencia o el entrenamiento podría conducir a un aumento de la fatiga y un tiempo de agotamiento más rápido.

El aumento de la frecuencia cardíaca durante una determinada condición competitiva o nivel de esfuerzo también se asocia con un impulso neuronal simpático elevado. El sistema nervioso simpático pone al cuerpo en modo de lucha o huida, lo que a menudo puede dificultar la concentración, ya que el individuo tenderá a estar demasiado ansioso y estresado.

Abstinencia

Técnicamente, cualquier cosa que aumente la testosterona podría mejorar el rendimiento deportivo, el entrenamiento y la fuerza física.

Hay investigaciones que sugieren que la abstinencia de una a varias semanas causa un aumento en la testosterona sérica, lo que definitivamente podría ayudar a ciertos tipos de rendimiento deportivo y entrenamiento.

Sin embargo, algunos expertos sugieren que los períodos prolongados de abstinencia pueden causar un cierre temporal de la producción de testosterona ya que el cuerpo tiene más de lo que ya necesita para fines sexuales inexistentes, por lo tanto, La necesidad de producir más es innecesaria.

En esencia, después de un período prolongado de retención de semen, el cuerpo puede disminuir la producción de testosterona para compensar lo que ya tiene. Sin embargo, ninguna de estas teorías ha sido completamente fundamentada por la ciencia.

Estimulación sin eyaculación

Varios estudios sugieren que estar expuesto a un estímulo sexual sin tener un orgasmo puede ayudar al rendimiento. Por ejemplo, cualquier tipo de actividad con un cónyuge o pareja que no implique un orgasmo pero que actúe como un estímulo sexual esencialmente aumentaría los niveles de testosterona temporalmente.

Esto podría producir una mejora aguda en energía, agresividad, rendimiento y fuerza. La clave es esperar hasta después del entrenamiento o competición antes de culminar el acto sexual. Aunque si no te sientes capaz de resistir la tentación no es una practica demasiado recomendable.

Mantener vs maximizar la testosterona

Aunque el sexo antes de una competición o entrenamiento no necesariamente causará una disminución significativa de la testosterona, lo que está claro es que no va a maximizarla. Por otro lado, la abstinencia parece aumentar de forma considerable los niveles de esta hormona en nuestra sangre.

Si examinamos cómo se ven afectados los niveles de testosterona después de un único episodio de sexo, parece que no hay ningún efecto importante o cambio en nuestra testosterona basal, al menos según la mayoría de las investigaciones científicas.

Sin embargo, para muchas competiciones y eventos deportivos, el objetivo no es simplemente mantener los niveles normales de testosterona, sino maximizarlo y aumentarlo tanto como sea posible. Con esto en mente, la abstinencia durante una o varias semanas es probablemente una buena estrategia a la hora de llegar a el evento en cuestión con nuestros máximos fisiológicos endógenos.

En general, los mismos principios que se aplican a los atletas de alto nivel o competitivo pueden ser válidos para aquellos deportistas aficionados o usuarios promedio. Tener relaciones sexuales la noche antes de un entrenamiento intenso o antes del de cualquier tipo de entrenamiento en general probablemente no va a hacerte perder tu progresión, aunque hormonalmente, abstenerse de la actividad sexual hasta después del entrenamiento sería una decisión más optima.

Investigación vs mundo real

En general, al comparar científicamente tener relaciones sexuales la noche anterior a un evento con no tenerlas, la mayoría de las investigaciones no muestran diferencias significativas en los marcadores de rendimiento o los niveles fuerza, velocidad o concentración.

Sin embargo, muchos entrenadores y atletas afirman lo contrario, lo que sugiere que el sexo previo a un entrenamiento o competición efectivamente, podría afectar de forma negativa a nuestro rendimiento y ante una falta de investigación empírica sobre el tema del sexo precompetitivo, no es descabellado considerar las experiencias personales y datos anecdóticos en conjunto con la investigación científica.

Uno de los problemas con el tema del sexo previo al entrenamiento es la dificultad para realizar investigaciones prácticas de manera objetiva ya que la mayoría de los hombres no se ofrecerían como voluntarios a un experimento que implique abstenerse de tener relaciones sexuales durante un tiempo prolongado.

Incluso si lo hicieran, hay una buena posibilidad de que estos datos sean algo imprecisos ya que los resultados dependerían de la honestidad de los voluntarios a la hora de decir si tuvieron relaciones sexuales o no.

¿Y las mujeres?

Si la investigación en hombres sobre el sexo pre entrenamiento ya es bastante escasa, en lo que respecta a las mujeres lo es aún más. Sin embargo, según datos anecdóticos y experimentales, parecería que los efectos del sexo pre competitivo en mujeres es muy diferente al del hombre.

Varias atletas profesionales insisten en que el sexo previo a una competición puede mejorar el rendimiento. Sin embargo, se necesitaría un mayor número de estudios ya que actualmente hay muy poca información empírica sobre el tema.

Nutrición post-sexo

Plato de salmón con salsa de aguacate

La nutrición posterior al sexo es muy importante. El sexo puede quemar hasta 300 calorías, lo que significa que estas calorías deben reponerse lo más rápido posible si tenemos pensado entrenar de forma intensa poco tiempo después.

Otro factor a considerar es obtener el tipo correcto de nutrientes. Las grasas y las proteínas son clave después del sexo. Las grasas son extremadamente necesarias para la optimización hormonal y las proteínas pueden minimizar cualquier efecto catabólico en los músculos.

Para ir a lo seguro, si tenemos relaciones sexuales menos de 24 horas antes de un evento competitivo, sería aconsejable ingerir una comida de recuperación rápida para garantizar una función fisiológica y endocrina adecuada.

Un batido de proteínas con un puñado de almendras, nueces o semillas sería una excelente manera de recargar el cuerpo después de tener relaciones sexuales. También es importante evitar la digestión rápida de carbohidratos que pueden aumentar el azúcar en la sangre a medida que aumentan la insulina y pueden retrasar el efecto de rebote de la testosterona.

Hay que tener especial precaución ya que, por lo general, después del sexo las personas tendemos a preferir de manera especial, alimentos placenteros antes que saludables, y en ese momento de relajación y disfrute es mucho más fácil dejarse llevar y olvidar nuestros hábitos alimenticios, cayendo en la comida basura, azucares etc.…

Otros factores a tener en cuenta

A menudo, no es tanto tener relaciones sexuales la noche anterior lo que puede afectar el rendimiento, sino todo lo demás que generalmente lo acompaña, incluido pasar la noche buscándolo.

Cualquier evento social o romántico, incluyendo los previos al acto sexual, suele incluir variables como una comida especial, algo de alcohol o dormir menos horas de las recomendables para un óptimo descanso, lo que puede afectar a nuestro rendimiento al día siguiente.

Por otro lado, no debemos olvidar que el cerebro es nuestro principal órgano sexual.

Investigaciones han demostrado que, durante el sexo, se libera un combinado de hormonas y neurotransmisores entre los que se incluyen los opiáceos endógenos, serotonina, oxitocina y la hormona prolactina.

Los niveles de prolactina, segregada por el hipotálamo, alcanzan altas concentraciones, tanto durante las relaciones sexuales, como en la fase REM del sueño. Esto sugiere que existe una fuerte relación entre la prolactina, sexo y sueño.

La oxitocina es otro compuesto liberado en el orgasmo, que podemos asociar al sueño. Se cree que la oxitocina reduce los niveles de estrés, lo cual de nuevo nos podría conducir a la relajación y la somnolencia.

También juegan un papel importante en la respuesta sexual los opiáceos endógenos, llamados así por provocar los mismos efectos que los derivados de la morfina, de entre ellos, la sedación.

Para acabar de desgranar tan complicado, pero satisfactorio cóctel, haremos referencia a la serotonina, que es liberada durante el orgasmo. Su función es fundamental para la fabricación de la melatonina por parte de la glándula pineal.

La melatonina es la encargada de regular los ciclos sueño/vigilia en el organismo y su falta, es asociada a problemas de insomnio, por lo que, si se segrega serotonina, se sintetiza melatonina y esta última nos inducirá al sueño.

Por estas razones es probablemente mucho más recomendable la practica sexual, una vez finalizado el entrenamiento intenso, ya que podría incluso resultar beneficioso para nuestra recuperación.

Factor psicológico

Y por supuesto no debemos olvidar la importancia de nuestra mente.

Un estudio realizado por un famoso fabricante de juguetes sexuales monitorizo la actividad sexual de 21 atletas masculinos y femeninos durante tres semanas. Incluyendo su actividad sexual con una pareja o por sí mismos.

Los resultados del estudio muestran que en la mayoría de los casos nuestra percepción juega un papel importante en nuestro rendimiento deportivo post sexo. Los atletas que creían que la actividad sexual tenía un impacto positivo en su rendimiento tenían más probabilidades de ver mejores resultados, y viceversa.

Si pensamos que mantener relaciones sexuales antes realizar un entrenamiento tendrá un impacto positivo en nuestro rendimiento, lo más probable es que lo haga. Por otro lado, si sentimos predisposición a pensar que la actividad sexual obstaculizará de alguna manera nuestro entrenamiento, probablemente lo hará.

Fundador de onlyclean

Post a Comment

Close
Onlyclean calisthenics es un equipo de profesionales que busca introducir en el mundo de la calistenia metodologías de entrenamiento prácticas y que realmente funcionan, siempre cuidando la técnica y belleza del movimiento.
contacto@onlyclean.es
@sergiogc_sw

@enriquefouz_calisthenics
Nuestras redes
About